¿Qué es un chorizo criollo?

El chorizo criollo es uno de los embutidos más exquisitos que podemos encontrar en nuestras carnicerías para disfrutar de parrilladas y barbacoas llenas de sabor. En Embutidos Juan Flores elaboramos de forma artesanal todos nuestros productos sirviéndonos de las mejores carnes y de unos secaderos propios en los que podemos controlar todo el proceso de maduración, por lo que queremos compartir contigo lo que sabemos del criollo y de su sabor único.

Los orígenes y sus características

Pese a que muchas variedades de chorizo tienen sus orígenes en España y Portugal principalmente, el chorizo criollo puede decirse que nace al otro lado del Atlántico. Sus orígenes se encuentran especialmente en Argentina y Uruguay, países en los que existe auténtica tradición en torno a este producto.

Por regla general, el criollo es un chorizo que puede diferenciarse bastante bien a simple vista. En su elaboración se suele usar en torno a un 30 % de carne de cerdo y un 70 % de vacuno, por lo que se consigue una consistencia y una mezcla de sabores única.

La sal y las especias dependen en muchos casos del lugar de elaboración, aunque el sabor del criollo suele mantener un regusto suave libre de acidez o de un exceso de aditivos picantes, por lo que se trata de un embutido tan sabroso como ligero en el paladar.

Las diferencias con los chorizos convencionales

¿Existen diferencias entre un chorizo fresco, una chistorra de Navarra y un criollo? Pues la verdad es que muchas, por lo que conviene tenerlas frescas para poder elegir el criollo sin temor a equivocaciones.

Lo primero que salta a simple vista es que el criollo no incorpora ni gota de pimentón. Los chorizos locales suelen tener un intenso tono rojo que proviene de esta especia, un aditivo que no se utiliza en ningún momento en la elaboración del chorizo criollo. Así, este chorizo mantiene el tono de la misma carne, lo que lo hace muy fácil de identificar.

Otra característica del criollo es que no se cura en ningún momento. Su compra se realiza en crudo, y es que es el proceso de cocinado posterior el que terminará de sacar a relucir todo el sabor de un chorizo que no puede comerse crudo de forma alguna.

Por lo tanto, contar con la receta es ideal para disfrutar de estos chorizos. Lo mejor para cocinarlos es hacerlo en una parrilla o en una barbacoa bien caliente en la que el chorizo liberará todo su jugo y sabor, una experiencia a lo que no se debe renunciar.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.