JuanFlores-2-500

Navarra no podría entenderse sin su gastronomía, pues es tierra de buenos vinos, de mejores sidras, de quesos de leyenda, y como no, de embutidos de calidad internacional donde destaca la chistorra de Arbizu. Un manjar que como bien sabréis no tiene parangón en el mundo culinario y que con los años se ha convertido en un estandarte de muchos restaurantes y cocinas nacionales. Ahora bien, además de la gastronomía hay algo por lo que Navarra también es muy reconocida, y no es otra cosa que los Sanfermines.

Un evento que cada seis de julio multiplica por cinco la población de Pamplona y que viene dándose desde la Edad Media, cuando los festejos se juntaron con las ferias ganaderas de verano y dieron paso a la mayor celebración en honor del Patrón de Navarra (no, San Fermín no es el Patrón de Pamplona; ese es San Saturnino).

El asunto es que una mezcla de tal magnitud no podía darse sin meter en la olla productos tradicionales de Navarra que tiempo atrás formaban parte de la dieta general. Así pues ahí nos encontramos a la chistorra en medio de una de las fiestas más populares del mundo, donde es común consumir las ristras fritas a modo de picoteo tras las primeras corridas y mientras uno se encuentra en la Plaza.

Y claro está que más tarde, y a fin de reponer fuerzas para seguir con la jornada, también hay dos variantes que toman presencia en los platos de hogares y restaurantes navarros: el arroz blanco con chistorra frita y huevos, y los huevos fritos con chistorra. ¡Un clásico! Incluso hay variantes donde ya se meten las patatas. De todas maneras, si os adentráis en los txokos de Pamplona durante los días de los sanfermines, os encontraréis preparaciones de lo más variopintas que toman la chistorra de Navarra como base principal y la combinan en menús donde suele estar presente el bacalao al ajoarriero, las mollejas de cordero, las chuletas y demás manjares.

Si bien es cierto que la chistorra suele consumirse indiferentemente al almuerzo, a la merienda y a la cena, lo más común es que en medio de los sanfermines la gente opte por recurrir a ella a meda mañana tras ver las danzas de los gigantes o la procesión del santo. Un momento idónea para acercarse a los restaurantes y bares que abundan por la zona de la catedral y del ayuntamiento para probar magníficas cazuelitas y pintxos de la mejor chistorra de Navarra. Un menú de primera que podréis coronar con postres de la región como el queso de Idiazabal o del Ronkal, las natillas, la leche frita o unas buenas cuajadas con miel de la montaña navarra.

En definitiva tenemos una cultura donde los rasgos gastronómicos se han convertido con los años en un pilar fundamental de la sociedad, dando paso así a la chistorra de Navarra como producto gourmet y a otras tantas delicias que se producen en nuestra tierra. ¿Queréis comer bien? Pues no os perdáis la oportunidad de conocer la región en sanfermines (o cuando queráis, que en Embutidos Juan Flores por aquí andamos).

Write a comment:

*

Your email address will not be published.