embutidos-juan-flores-chistorra-de-navarra

La chistorra, como bien sabréis quienes amáis este manjar, es uno de los embutidos españoles más sabrosos, apreciados y polivalentes en la cocina. De hecho tal es el aprecio por ella que es usada en todos estamentos gastronómicos: desde la mesa de la cocina de casa hasta los restaurantes con Estrellas Michelín, pasando por restaurantes de mil tipos, eventos sociales e incluso comida rápida saludable; por ejemplo.

Ahora bien, más allá de nuestras fronteras la chistorra también es muy apreciada; y especialmente en América Latina, donde es uno de los embutidos más socorridos en celebraciones. Eso sí, por aquellos lares no se ha conservado el nombre de “chistorra” (derivado de “txistorra”, en Euskera), sino que ha adoptado el nombre castellano de longaniza.

En Chile, por ejemplo, la longaniza se presenta en sartas con piezas de más de 20 centímetros; siendo muy consumida en una receta tradicional conocida como “Porotos con riendas (un plato de cuchara hecho a base de longaniza, calabaza y alubias). Como hemos visto en alguna ocasión anterior, en Chile también es típico consumir este embutido en un revuelto con huevos.

Si nos movemos algo al este y entramos en territorio argentino vemos cómo por aquellos lares son más de emplear la longaniza criolla para hacer asados en familia. La diferencia con la chistorra que nosotros conocemos es que en la modalidad criolla no se hace un curado; se lleva a la parrilla prácticamente cruda. Esta costumbre culinaria también la comparten países como Perú, Ecuador o Bolivia. De hecho es la manera más convencional de presentar este embutido en la región andina.

Ahora bien, también hay excepciones como la de Colombia; y especialmente la del Departamento de Boyacá, donde presentan la longanza frita con patatas y arepas a modo de merienda o incluso desayuno. Eso sí, con la salvedad de que la longaniza se elabora de manera mucho más especiada que aquí. Digamos que gustan mucho de los sabores fuertes.

Como podéis ver la chistorra es un manjar ampliamente extendido, así que ahora no queda más que seleccionar la manera más suculenta de prepararla. ¿Cuál os ha convencido más?

Write a comment:

*

Your email address will not be published.