cocinar-chistorra

La chistorra es una de las muestras más excelentes de nuestra gastronomía; y empleando las mejores carnes de Navarra y recurriendo a un método tradicional, en Juan Flores estamos en disposición de ofreceros la auténtica chistorra de Navarra; incluso podréis disfrutar de la versión ecológica que elaboramos en nuestras instalaciones. El asunto es que la chistorra, más allá de poder ser empleada para comer directamente a modo de picoteo, admite una cantidad considerable de preparaciones.

La chistorra y la pasta

Por ejemplo, ¿por qué no utilizar la chistorra de Navarra para cocinar pasta? Os maravillaría saber lo versátil que puede ser en combinación con espaguetis, macarrones y similares. Ahora bien, no la vayáis a cocer junto con la pasta, pues el sabor se diluirá demasiado. Lo ideal en estos casos pasa por preparar la chistorra en paralelo. Mientras la pasta se está haciendo en la olla id troceando una ristra, calentando la sartén y picando cebolla, puerro y pimiento verde -también admite algún pimiento picante o uno ahumado de la Vera-. Echad en el fondo de la sartén una capa fina de aceite de oliva virgen extra, echad la chistorra de Arbizu con las hortalizas ya picadas y mezclad.

Cuando la pasta esté lista, escurridla y volcadla en un recipiente seco. Justo después tomad queso rallado y echad un poco a la mezcla de chistorra; que quede homogéneo. Ahora echad la chistorra a la pasta y colocad por encima una nueva capa de queso rallado -queso semicurado de vaca, y sin exagerar en las cantidades-. Si queréis darle un toque más potente sustituid el queso de vaca por uno de oveja del Ronkal, así tendréis las mejores recetas de chistorra de una manera sencilla y recurriendo a los productos de la tierra.

Que no falten los pintxos y el picoteo

Otra preparación que le viene a las mil maravillas a la chistorra de Navarra es todo lo relacionado con los pintxos y con el “noble arte del picoteo”. Este manjar, frito o asado, queda de mil maravillas con ingredientes de la tierra tales como queso de oveja, pimientos verdes, dulce de membrillo o talo. Y para acompañar nada mejor que una sidra o un buen txikito de txakoli.

Preparaciones más complejas

También se presta para preparaciones más complejas, pues es un producto muy polivalente. Por ejemplo cabe la posibilidad de hacer croquetas rellenas de chistorra, y para ello simplemente habría que mezclar la chistorra picada con la masa de la croqueta. Eso sí, os quedará mejor si en el momento de añadir a la mezcla lo hacéis habiendo frito previamente la chistorra; el resultado será más crujiente.

Es más, incluso podréis crear una cocina de fusión. ¿Qué os parecería mezclar la chistorra de Navarra con la comida latinoamericana? ¡Pues claro que sí! A fin de cuentas, las mejores recetas de chistorra, y también de la cocina en general, salen de la experimentación. Una de las recetas más conocidas de la región andina son las arepas, una especie de talo que por lo general suele prepararse relleno de carne de vaca, de pollo, de vegetales o incluso de huevo frito -arepa de huevo, costa caribeña colombiana-. Pues bien, simplemente tendréis que mezclar harina de maíz con agua y algo de sal, mezclar hasta que quede una masa consistente y calentar en la sartén o en el horno. Una vez hechas cortadlas por el perfil a modo de “kebab” y meted dentro la chistorra con unos pimientos y algo de cebolla. ¡Delicioso!

Por cierto, como no podría ser de otra manera, la chistorra es un ingrediente ideal para emplear en la tortilla de patatas.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.